Post thumbnail

¡Nuevo jueves, nuevo día de OG Back y un nuevo capítulo en esta historia! Llegamos a la edición 18 de esta iniciativa que comenzó lejos, allá por junio en donde nos remontábamos a un lejano 2017 que veía nacer a un primitivo Original Gangsters que contrasta mucho con lo que somos en la actualidad, pero esa es la idea también, ver de donde venimos para entender mejor hacia donde vamos

Obstáculos🏃🏻

Retomemos desde donde nos quedamos en la edición 17. En ese capítulo mencionamos una palabra que sin lugar a dudas nos iba a marcar: Resiliencia y es que es algo muy importante para nosotros porque en este ambiente el ser resiliente es una aptitud clave para poder superar los distintos contratiempos que nunca dejan de surgir, y les aseguramos que en esa época si los tuvimos.

Habíamos comenzado la LTL. Torneo del cual veníamos de ganar las 2 ediciones anteriores y que a pesar de un comienzo de año un poco movido con cambios repentinos dentro de nuestro equipo, seguíamos con las mismas intenciones llevarnos el trofeo a casa por 3ra vez en el 2019, pero pronto nos íbamos a dar un buen “chapuzón” de realidad😬

No, la tabla de posiciones no está al revés. Para la cuarta semana de competencia estábamos anteúltimos, sí, leyeron bien, anteúltimos. Una racha de 4 derrotas seguidas nos colocó en posición de relegación/promoción y teníamos tan solo dos semanas para revertir esos resultados y colocarnos en posición de playoffs. El tiempo comenzó a correr, y nosotros a relucir eso que dijimos anteriormente, la resiliencia.

Soluciones extraordinarias para momentos extraordinarios🔮

La realidad es que pasábamos por una crisis tanto en lo deportivo como en lo institucional, el traspaso de ser un “equipo de amigos” a una organización con aspiraciones profesionales nos estaba pasando factura. Si la base no está sólida ¿Qué se puede esperar de la estructura? Estábamos anteúltimos y solo teníamos 4 partidos para revertir esa situación, el margen de error era realmente poco por lo que teníamos que tomar decisiones rápidas, y por sobre todo, acertadas.

Realmente creemos en los proyectos. Sabemos bien que cada proceso tiene su tiempo de maduración y desarrollo, pero también sabemos detectar los problemas donde los hay y reaccionar a tiempo. Por eso tuvimos que recurrir a algo que realmente no es habitual en nuestra organización y es a un cambio de roster de emergencia. Hubo cambios clave en los roles de Top, jungla y support y nuevamente hubo una danza de nombre dando vuelta, hasta que el equipo definitivo quedó: Aibreik, Okazuki, Aster, Fonck y Nagisa. ¿Y saben qué? ¡Funcionó!🥳

Tras mucho, pero mucho trabajo, logramos sacar los resultados justos, no más ni menos, los justos. 4 victorias sobre 5 posibles nos colocaron en los puestos de clasificación a playoffs y no solo eso, sino que también nos dio la tranquilidad de volver a tener la chance de pelear por aquello que realmente añorábamos, el tricampeonato. Se venían los playoffs, unos playoffs que iban a estar salvajes.  Pero lo que viene amigos míos, es tema de otro capítulo🔜

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *