Post thumbnail

Creímos, y fue lo mejor que pudímos hacer.

Llegó, así como llegan las cosas que valen la pena. Con esfuerzo, trabajo y mucho pero mucho cariño por lo que hacemos. Llegó ese 17 de junio en el festival CREER. “Lo bueno..” mostro que ese “..poco más” era simplemente eso, un poco más

Si bien en el capítulo pasado intenté expresar un poco los sentimientos que nos envolvían durante esos días, créanme que me quedo corto. Hay muchos otro que no se pueden explicar, que simplemente se viven y esa final sí que se vivió.

Era el día. nos reunimos un rato antes con el equipo para hablar un poco sobre aquello, distender (si es que se podía) e ir todos juntos al evento. Ahí estábamos, en el centro comercial viviendo el evento. Entre risas con conocidos y algunas sesiones de fotos, se pasó el tiempo hastga que toco la hora de juntarnos y empezar a trabajar sobre lo que vinimos a buscar: La Gran Final de la LTL de Verano 2018.

La hora se acercaba. Una extraña combinación entre calma y ansiedad brota. Entras en un modo que casi que quieres evitarlo, esquivar ese momento, saltear esa escena, adelantar la cinta, pero luego uno mismo se da cuenta de que esos sentimientos son los que verdaderamente se viene a buscar, salis de la zona de confort y, si queríamos ser los mejores, teníamos que aprender a lidiar con ello. No tardó mucho tiempo hasta que nos acostumbramos a esa “presión”, sabíamos bien que en una final presencial y más en un evento tan masivo como ese, el campeón nos e iba a definir solamente por quipen jugaba mejor, si no, que por quién controlaba mejor la mentalidad. Nos centramos en calmarnos, pensar en positivo y preparar los partidos hasta que llegue el momento de saltar a La Grieta.

No pasó mucho tiempo hasta que nosa visaron que ya estaba todo listo. El host daba inicio a la Gran Final, nombró al equipo rival, luego a nosotros y ya estábamos, el momento llegó. Las PC’s, las luces, mirar a los costados y ver a mis compañeros, la gente, el equipo rival pocos metros de distancia, todas imágenes que no voy a olvidar. Sin más, selección, bloqueos y arrancó la Gran Final.

Fueron partidos complicados pero todo salía como esperábamos. Ningún tipo de ventaja nos convencía ni nos confiaba. Cada asesinato, objetivo, minion farmeado o centinela quitado era un triunfo para nosotros y así seguimos durante toda la serie. Cuando nos quisimos dar cuenta, ya íbamos 2-0 arriba en el marcador e íbamos a comenzar la última partida de la serie. Estábamos ahí, si ganábamos seríamos los campeones. Original Gangsters sería campeón por primera vez, íbamos a ser el mejor equipo del país. Esa última partida simplemente fue una locura. Cuando nos quisimos dar cuenta solamente el nexo rival se interponía entre nosotros y el campeonato. Jamás vamos a olvidar ese momento. El publico coreando nuestro nombre, mientras entrábamos en la base rival ya en búsqueda de la victoria. Todo se resumía ahí, a un nexo, ese nexo que parecía inmortal, que tanto se nos había negado en las pasadas finales, y ahora estaba allí, esperando por nosotros. Ya está, se acabó, basta de penas. ¡Lo habíamos logrado, Original Gangsters campeón!

¿Lo que viene? No sabemos aún, pero por ahora déjennos disfrutar nuevamente de ese momento que fue clave en nuestra historia.

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *